El café no es únicamente una bebida que gusta a muchos, sino que también sus posos son ideales para formar compost. Es un abono que tiene como misión añadir nutrientes a la tierra, con la intención de que las plantas los puedan aprovechar después.

Si estas acostumbrado a tirar los restos del café  a la basura, piensa a partir de ahora que se pueden utilizar para tener una plantas sanas. Es un abono ideal; las semillas de café contienen nutrientes esenciales como nitógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio i azufre, los cuales favorecen el crecimiento y desarrollo de las plantas. Se pueden utilizar como fertilizante orgánico mezclado con la tierra, para formar compost o para alejar a los insectos del jardin.

Mejora la estructura del suelo y aporta esponjosidad, pero también aporta acidez. Hay que tenerlo en cuenta si el suelo de nuestro jardin ya es ácido, porque algunas plantas lo pueden sufrir. Plantas como las hortensias, orquídeas, azaleas o rododendros que necesitan de suelos ácidos, prosperaran adecuadamente en estas condiciones de acideza. Lo más aconsejable, si no sabemos con certeza que tipo de suelo tenemos en nuestro jardin, es añadir los posos de café al compost, mejorando su estructura y composición.
Al mismo tiempo, esta característica de acideza y, también  por su olor, consigue alejar a caracoles,babosas, hormigas y mosquitos. Distribuyendo el poso del café alrededor del tronco de las plantas conseguiremos mantener alejados a los insectos.

Recuerda que los posos del café son beneficiosos pero con medida.