Dejamos el calor y la sequedad del verano para dar paso al otoño, donde el clima es más suave y las plantas disfrutan de una segunda etapa de crecimiento. Con la llegada del otoño algunos de los árboles y arbustos caducifolios muestran las mejores tonalidades de color en sus hojas y, otras especies, nos dejan disfrutar de sus frutos. El otoño es una de las épocas en que el jardinero tiene más trabajo, hace falta reparar los estragos del verano y preparar el jardín para el letargo invernal.

Consejos de jardinería durante el otoño

Riego

reg tardorDespués del verano, muchos de los terrenos de nuestros jardines quedan secos y áridos. El otoño es el momento crucial para regarlos, hidratarlos y devolverles la humedad, desde la superficie hasta las capas más profundas.

Pero hace falta tener en cuenta que, en el otoño, la mayoría de plantas comienzan el período de descanso por lo que tenemos que reducir cada vez más la frecuencia de riego en el exterior, según la lluvia, se puede suprimir del todo. Lo ideal es regar pocas veces pero de forma profunda, en vez de regar continuamente y a cuenta gotas. En esta época los rayos de sol dejan de pegar fuerte y las temperaturas se vuelven más frescas, así el terreno retiene el agua por más tiempo. Esto favorece a las raíces aumentando su capacidad para absorber agua y nutrientes.

Poda

296x296-pruningHay muchas razones por las cuales se tiene que podar en el otoño. Ayuda a mejorar la salud y la apariencia de las plantas y promueve el crecimiento, pero hay que ir con cuidado; la poda no tiene que ser muy intensa, ya que el corte estimula la aparición de nuevas gemas y brotes que a menudo no resisten las heladas.

Aprovecha para limpiar ramas secas, desviadas o en mal estado e indeseables de arbustos y árboles, ya sea porque han crecido desmesuradamente o para ordenarlas y darles forma. Después de podar, es aconsejable acolchar el alcorque de los árboles o el pie de los arbustos y de las plantas.

Es un buen momento para recortar los setos de coníferas y perennifolios; cortar los tallos y flores secas de las plantas vivaces y las aromáticas para favorecer un buen crecimiento y desarrollo de las plantas cuando vuelvan a brotar.

Respecto al césped, a medida que el otoño avanza, crece con menor frecuencia, por tanto se puede aumentar un poco la altura de corte en la segadora i espaciar los días entre corte y corte para darle un descanso al césped.

Tiempo de plantaciones y trasplantes

trasplantEl otoño es una de las mejores estaciones del año para renovar el jardín substituyendo las plantas que han muerto por el calor del verano o, simplemente, porque se quiera hacer nuevas plantaciones, poner un poco de color antes que llegue el invierno. Durante la época del otoño, el clima favorece las especies recién plantadas y/o trasplantadas; la tierra tiene suficiente humedad gracias a las lluvias y todavía tiene calor del verano y el otoño, de tal manera que las plantas tienen todavía tiempo para aclimatarse a su nueva ubicación y formar nuevas raíces.

Por ejemplo, para las rosas, el otoño, antes de la primera helada, es el momento ideal de la plantación. También es buena época para plantar bulbos que florecen en primavera como los tulipanes, jacintos, crocus, anémonas,… També se puede plantar los pensamientos de invierno y crisantemos de otoño para dar un toque de color al jardín ahora que la mayoría de las flores empiezan a desaparecer.

Una buena práctica para plantas y arbustos acabados de plantar es cubrir el pie con una capa de hojas, compost u otro material orgánico para evitar que el suelo se seque, le aporta alimento y protege las raíces de posibles heladas. En el caso de los árboles, es conveniente limpiar la maleza de alrededor, ya que es competidora por el agua y los nutrientes del terreno y realizar un buen alcorque para almacenar el agua de lluvia.

Abono

compostEl otoño, como se ha comentado anteriormente, es la estación previa al reposo de la mayoría de las plantas. Como más avanzada esta la estación, menos recomendable es abonar, en especial con nitrógeno, ya que estimularía el crecimiento de las plantas en lugar de prepararlas para la entrada en reposo.

El abono más recomendable es el abono orgánico como el estiércol, compost o humus de lombriz. Es aconsejable que, en el mes de octubre, se realice el último abono, utilizando abono de liberación lenta. Es un buen momento para preparar acolchados. Los acolchados protegen las raíces del frío y de las heladas, evitando la proliferación de malas hierbas y, si se hacen con materiales orgánicos, enriquecen el suelo a medida que se van descomponiendo estos materiales.

En cuanto al césped, según sus características, es conveniente aplicar fertilizantes siempre con las medidas preventivas oportunas para evitar las quemadas. Una combinación aceptable es un abono de nitrógeno, fósforo y potasio, a ser posible con baja cantidad de nitrógeno.

 

Estas prácticas son una guía de los posibles trabajos a realizar durante el otoño en un jardín medio y familiar. En Parcs i Jardins Catalunya somos conscientes, gracias a una dilatada experiencia en mantenimiento de jardines durante las cuatro estaciones del año, de la importancia de esas actuaciones a realizar para mantener el jardín en buen estado. Si quiere saber más, nos lo puede consultar.